Cuidados de la tarima exterior en invierno

cuidar tarima exterior

La tarima de madera es uno de los recursos más empleados por funcionalidad y decoración tanto para interiores como para exteriores dado que aporta elegancia y sofisticación al hogar.

En el caso de la tarima de madera exterior, esta es más sensible tanto a los cambios de estación como a las inclemencias meteorológicas, por eso es aconsejable seguir una serie de consejos que ayuden a tener la madera en óptimas condiciones durante todo el año.

Consejos para mantener la tarima de madera de terraza impecable durante todo el año

La madera es un producto vivo que necesita hidratación y diversos cuidados durante todo el año, especialmente durante el verano y el invierno, al ser las estaciones con mayor contraste entre sí.

El invierno es sinónimo de inclemencias meteorológicas: lluvias, nevadas, granizos…Todas ellas afectan gravemente al buen estado de la madera, puesto que la humedad hace que este material se expanda y se contraiga con mayor frecuencia y más facilidad. Además, también tendemos a encender la calefacción para tener una temperatura agradable, y esto también puede ser perjudicial para la tarima de madera exterior.

Algunos sencillos consejos que podemos aplicar son emplear humidificador y deshumidificador en función del tiempo, y usar calzado apropiado (evitar por ejemplo utilizar calzado húmedo sobre la madera si está seca).

No obstante, si estás buscando soluciones para el mantenimiento de la tarima exterior, a continuación te presentamos una sencilla lista:

Instalar cerramientos o pérgolas

Una solución para que la tarima de madera en terraza no se vea perjudicada es con cerramientos o pérgolas, unos elementos que protegen toda la superficie, evitando que lluvia y nieve caigan sobre ella.

No obstante, este sistema no puede prevenir otros problemas como la humedad térmica, que también afectan a la madera.

Aplicar aceite

Otra de las sugerencias es aplicar aceite un par de veces al año como mínimo para mantener a raya la humedad y los hongos al tiempo que pueden hacer las veces de barrera impermeable tanto para la humedad como para la suciedad, alejando las consecuencias dañinas de los fenómenos naturales. Los aceites son un método muy efectivo para prolongar la vida útil de la madera.

Para garantizar que el aceite hace correctamente su trabajo, la superficie debe quedar completamente impregnada, sin resquicio alguno.

Emplear filtros solares

Adicionalmente, se pueden aplicar filtros solares que ayudan a evitar que la madera pierda su color y también la aparición de desperfectos con el paso del tiempo. No obstante, el filtro solar ya viene incorporado en algunos aceites, pero es un elemento muy interesante.

Nutrir la madera

Para garantizar la longevidad de las tarimas de madera se pueden aplicar productos que nutran la madera. Pero deben ser productos específicos que satisfagan las necesidades de la madera en exteriores, ya que se trata de un material muy delicado.

Se puede hacer con los aceites que se han mencionado anteriormente, pero también se pueden buscar otras alternativas cuyo fin sea conseguir una madera nutrida.

Limpiar con frecuencia la tarima

En interiores es importante, pero en exteriores lo es aún más. La limpieza es un paso fundamental para conseguir que la madera de la tarima exterior esté en perfecto estado, no importa si llueva, nieva o hace un sol radiante.

Durante el invierno, la limpieza básica consiste en eliminar las hojas, la nieve o el agua que se pueda acumular en la zona para evitar que se ensucie o se desarrollen problemas de humedad.

En el caso de que aparezcan manchas, se recomienda no esperar a última hora para limpiarla. Se puede utilizar agua y un cepillo si no tiene demasiadas complicaciones, pero si la mancha es más grasienta o presenta más complicaciones, hay que frotar con una lija de grano fino sobre la superficie y aplicar aceite de Teka con la ayuda de un rodillo.

Esta combinación de limpiezas ayudará a mantener las cualidades estéticas de la tarima.

No aplicar barniz

Antes hemos hablado de aceites o de productos que ayuden a nutrir la madera, pero ninguno de ellos implica la aplicación de barniz. De hecho, se recomienda evitar el barniz para tarimas de madera exteriores porque cerraría el poro de la madera, haciendo que la capa superficial cristalice y creando, de esta manera, una película. Pero la madera no estaría totalmente protegida, ya que podría coger humedad por la parte inferior, la que está en contacto con el suelo, por lo que las tablas se podrían descompensar y se doblarían.

Instala tu tarima de madera exterior con Sierolam

Si estás pensando en incorporar una tarima de madera en tu terraza, en Sierolam encontrarás un catálogo con diferentes deckings que te ayudarán a integrar este espacio con la naturaleza. Si tienes alguna duda al respecto, no lo dudes y ponte en contacto con nosotros.

Share on facebook
Share on linkedin
DH