Cómo limpiar suelos laminados de madera

limpiar suelos de madera laminada

Los suelos laminados de madera ofrecen un acabado estéticamente impecable a la vez que garantizan una mayor calidez al caminar sobre ellos. A pesar de que su conservación requiere más cuidados que los que demanda un suelo laminado artificial, la vida útil del material y su versatilidad a nivel decorativo acaban haciendo que merezca la pena esta inversión.

La clave está en el mantenimiento

Cuando nos decantamos por amueblar el suelo de nuestra casa con madera maciza es importante saber que, además de estar invirtiendo en un material natural que nos durará muchos años, se trata de una opción que demanda más implicación y compromiso que una tarima flotante sintética.

Conocer desde el principio cómo es el mantenimiento de un suelo laminado de madera nos ayudará a construir una rutina de limpieza y cuidado desde el principio, algo que es de vital importancia si queremos que este luzca bonito el mayor tiempo posible.

Pese a todo y al contrario de lo que muchos suelen pensar, conservar el parqué de madera en buen estado no es una tarea difícil. Simplemente, debe limpiarse con productos específicamente diseñados para proteger la madera.

Para que nuestro suelo de madera se mantenga perfecto estado debemos pasar el aspirador con frecuencia. Para ello, es importante recurrir a un cepillo más suave y especifico para este tipo de suelos.

A la hora de realizar una limpieza más exhaustiva, debemos emplear un producto especialmente diseñado para este tipo de suelos y que, habitualmente, no suele requerir aclarado de ningún tipo. Como el agua no es buen amigo de este material, lo más aconsejable es eliminar la suciedad cotidiana haciendo limpiezas en seco de vez en cuando. Para distribuir el producto por la superficie podemos utilizar una mopa.

Sin embargo, aunque mantengamos una rutina de limpieza basada en la constancia de seguir los pasos anteriores, a su vez, es interesante planificar un lavado de cara más a fondo. Lo ideal es hacer tres o cuatro limpiezas de este tipo al año.

Para llevarlas a cabo, lo más recomendable es utilizar un jabón neutro que previamente diluiremos en agua tibia. Es muy importante que escurramos la fregona a conciencia con la finalidad de evitar que se produzca un exceso de agua sobre la madera. Igualmente, conviene prestar atención a la formulación de los jabones y huir de aquellos que sean demasiado agresivos o contengan siliconas.

¿Cómo atajar las manchas difíciles?

Los accidentes domésticos son algo con lo que debemos contar a la hora de planificar el mantenimiento de nuestro parqué. Por ello, no está de más tener en la despensa una serie de productos que puedan ayudarnos a solventar una mancha repentina en un momento concreto.

Por ejemplo, si se cae un vaso de agua al parqué, lo que debemos hacer es limpiarla lo antes posible con el objetivo de que el agua no se absorba. Empapar con un paño suele ser la mejor opción. Si, por el contrario, se derrama una taza de café o una copa de vino, el procedimiento es similar. Conviene primero retirar el exceso de líquido y luego aplicar un jabón neutro con un paño.

Para eliminar los roces de color oscuro que dejan los muebles o los zapatos cuando caminamos por casa podemos utilizar sencillamente una goma de borrar. En otros casos, también sirve un paño ligeramente humedecido.

Por último, si presenciamos un accidente en el que se derraman unas gotas de sangre, lo ideal es limpiarlo rápidamente con un paño y agua fría.

¿Cuánto dura un suelo laminado de madera?

Aunque un suelo de madera maciza puede tener una vida útil muy larga, todo dependerá del cuidado que realicemos. Es decir, si seguimos una rutina de limpieza como la anterior, lo más habitual es que dure varias décadas.

A diferencia de los suelos sintéticos, la tarima de madera puede reformarse pasado un largo tiempo. Si por ejemplo diez años después de su instalación queremos acuchillar y volver a barnizar el parqué, podemos hacerlo sin ningún problema. Este tipo de reformas son útiles para eliminar arañazos, golpes o manchas de color originadas por la luz solar.

Para garantizar que nuestro suelo laminado de madera maciza continua impecable con el paso de los años, es interesante incorporar un tratamiento más a los hábitos de limpieza mencionados anteriormente. Así, los expertos recomiendan encerar el suelo al menos una o dos veces al año. De esta forma, lograremos que nuestro parqué además de limpio, luzca brillante, hidratado y nutrido por más tiempo.


¿Necesitas más información?









    He leído y acepto la Política de privacidad y Aviso LegalDetalle legal

    Este sitio está protegido por el reCaptcha de Google y se aplica su Política de Privacidad y sus Términos de Servicio.

    Compartir en:

    Share on facebook
    Share on linkedin
    DH