Madera de castaño para tarima exterior

tarima exterior de castaño

Si estamos reformando nuestro patio o nuestra terraza y aún no hemos decidido qué material es el más adecuado y duradero, el suelo exterior de castaño es una alternativa a tener presente. El decking o la tarima de madera exterior hace referencia a aquel pavimento de madera que se coloca de manera permanente en el exterior de una casa.

Durabilidad y resistencia: por qué elegir madera para el exterior

El castaño es una de las maderas nacionales mejor valoradas y, por ende, más demandadas por consumidores y fabricantes. Aunque presenta diferencias entre el color del duramen (parte interna) y la albura (parte externa), responde bien al paso del tiempo. Con un mantenimiento adecuado, los tonos amarillos que caracterizan la albura y los marrones del duramen pueden incluso mejorar su aspecto con el paso de los años.

Además, su durabilidad y resistencia en el exterior hacen que sea una excelente opción a valorar en entornos donde se suceden cambios de temperatura y los niveles de humedad son elevados, algo típico del clima oceánico o mediterráneo que predomina en la mayor parte de las regiones de España.

Así mismo, el decking de castaño está considerado como una de las tarimas más resistentes debido a su alta proporción de taninos y su buen comportamiento frente a hongos e insectos. Los taninos presentes en el suelo de madera de castaño dotan a este material de una durabilidad muy alta frente a la podredumbre o ante la aparición de xilófagos como la carcoma.

Una buena opción para áticos y terrazas

Debido a características como las anteriores, la tarima exterior de madera de castaño es una de las más solicitadas por los fabricantes de decking tanto a nivel nacional como internacional. Esto hace que, a su vez, sea la alternativa idónea para cubrir el pavimento de áticos, terrazas o porches.

Por si ventajas como la durabilidad o la resistencia no fuesen suficientes, el suelo fabricado en madera de castaño ofrece además un confort superior al de otros materiales. Así, mientras un suelo de terrazo, cerámica o composite retiene el calor haciéndolo menos agradable, la tarima exterior de castaño posee la capacidad de no absorber toda la energía calorífica que recibe. Esto se debe a que la conductividad térmica de la madera es baja y que, por ende, presenta buenas cualidades aislantes tanto a nivel térmico como acústico.

Precisamente por esta razón, la tarima de madera exterior es uno de los materiales elegidos para construir el suelo que rodea a las piscinas. A diferencia de lo que podría suceder con un material plástico, caminar sobre una tarima exterior de madera es una experiencia agradable porque no retiene todo el calor que recibe del sol.

Otro de los puntos que sin duda debemos contemplar a la hora de barajar la instalación de un suelo de madera de castaño es su mantenimiento. Aunque requiere mayor implicación que si estuviésemos ante un suelo sintético, los cuidados de las tarimas de madera no suponen un dolor de cabeza. Con aplicar aceites esenciales una vez al año será suficiente para mantenerla nutrida, hidratada y protegida.

Ventajas frente al suelo sintético

Antes de entrar a desgranar los beneficios de la tarima de madera versus su homónima sintética, cabe destacar que optar por un material natural como la madera ayuda a tener un consumo más responsable y sostenible con el medioambiente, ya que apostar por suelos exteriores de madera contribuye a reducir las emisiones de CO2.

Tal y como venimos mencionando anteriormente, otra de las ventajas de los suelos de madera es que poseen un tacto suave y ofrecen un mayor confort debido a sus características térmicas. A diferencia de la tarima de madera de castaño, la misma versión sintética captará el frío y el calor presente en el ambiente.

Por último, la tarima de madera exterior además de ser estéticamente más vistosa que el suelo sintético, nos ofrece la posibilidad de repararla o renovarla con el paso de los años si fuese necesario. Es decir, no existe la opción de lijar y dar barniz de nuevo. En el momento en el que queramos cambiar un suelo de composite, tendremos que levantarlo por completo y sustituirlo por otro nuevo.


¿Necesitas más información?









    He leído y acepto la Política de privacidad y Aviso LegalDetalle legal

    Este sitio está protegido por el reCaptcha de Google y se aplica su Política de Privacidad y sus Términos de Servicio.

    Compartir en:

    Share on facebook
    Share on linkedin
    DH