Ventajas de la madera laminada

madera laminada

La madera laminada se ha convertido en uno de los subproductos más demandadas en las madereras. Formada a partir de la unión de varias tablas de abeto o pino este material es hoy uno de los más solicitados por los constructores y arquitectos. ¿Razón? A la hora de calcular y diseñar estructuras tanto en interiores como en exteriores, resulta más útil y resistente que su homónima la madera maciza.

¿Cómo se fabrica la madera laminada?

La madera laminada nace de unir en la misma dirección las láminas o tablas de madera. Como resultado, se obtiene una pieza de madera de mayor longitud y mucho más resistente que otros subproductos derivados de la madera maciza.

Como mencionamos anteriormente, lo más habitual es que la madera laminada se produzca a partir de especies coníferas como son el pino, el abeto o el ciprés. Sin embargo, aunque hay muchas más variedades coníferas, la elección de la materia prima no sólo depende de este aspecto, sino de otros factores como la manejabilidad o la capacidad de secado de la madera.

Variables como la facilidad de trabajo de la madera (cuánta energía y tiempo lleva cortarla o taladrarla), así como la facilidad de secado o la estabilidad son claves a la hora de elegir la especie más adecuada. De ahí que también haya que tener en cuenta que no todos los tipos de madera sirven para lo mismo. Mientras el pino es ideal tanto para exterior como para interior, no todas son igual de versátiles.

¿Cuáles son las cualidades y ventajas de la madera laminada?

Una de las ventajas principales de la madera laminada es su estabilidad dimensional o, en otras palabras, su capacidad para mantener su forma invariable conforme avanza el proceso de secado. Mientras la madera maciza se deforma y contrae mientras se va secando, la madera laminada se seca siempre antes del encolado y, por ende, antes de llegar a obra. Esta pequeña diferencia permite que los niveles de humedad de la madera laminada sean siempre los mismos, tanto durante el proceso de construcción como posteriormente con el paso del tiempo.

La madera laminada estructural es, por lo tanto, un excelente aislante que actúa a casi todos los niveles. De ahí que sea una buena alternativa para crear espacios cómodos y habitables porque además de proteger desde el punto de vista térmico, también lo hace a nivel acústico y eléctrico.

Por otro lado, otra de las cualidades que la convierten en un producto a considerar en construcción es su versatilidad. Debido a que se pueden fabricar piezas de madera laminada de hasta 18 metros de largo, las posibilidades de diseño son muy amplias. Lo mismo es posible elaborar una estructura de gran altura que otra donde se incluyan otro tipo de materiales como el cristal, el hormigón o el acero. Este tipo de ventajas técnicas son clave a la hora de armonizar su empleo con otro tipo de materiales de construcción o decoración.

Otro de los aspectos a tener en cuenta por los arquitectos es, sin duda, la facilidad de montaje asociada a la madera laminada de pino o abeto. Como las vigas de madera laminada llegan completamente terminadas a pie de obra, el proceso de  instalación ayuda a simplificar y optimizar mucho los tiempos de construcción. Desde el punto de vista del mantenimiento la madera laminada es una de las mejores opciones a considerar ya que tiene la capacidad de permanecer inalterable con el paso del tiempo, conservando así todas y cada una de sus propiedades.

Empleo en diseño y arquitectura

Dadas ventajas técnicas como la estabilidad dimensional o la facilidad de montaje, la madera laminada se ha convertido en una herramienta más capaz de alimentar la creatividad de arquitectos y diseñadores de interiores.

La longitud con la que llegan a fabricarse vigas y columnas hacen que la madera laminada encolada sea un abanico de posibilidades estructurales y estéticas y que lo mismo podamos verla cubriendo el suelo de una terraza que dando forma a la estructura exterior de un centro cívico. Además, gracias a su resistencia, es el material ideal para dar forma a estructuras curvadas, triangulares o diseños más originales.

Así y dada la versatilidad que venimos mencionando, es habitual que este subproducto esté presente en multitud de rincones de nuestros hogares (cocinas, puertas o tejados) como que sirva para construir la cubierta de un barco.


¿Necesitas más información?









    He leído y acepto la Política de privacidad y Aviso LegalDetalle legal

    Este sitio está protegido por el reCaptcha de Google y se aplica su Política de Privacidad y sus Términos de Servicio.

    Compartir en:

    Share on facebook
    Share on linkedin
    DH