Tipos de escaleras de madera para interiores

escaleras de madera

Tanto si vas a reformar el interior de tu vivienda como si estás construyéndola desde cero, hay algunos elementos que forman parte de la misma en los que hay que combinar varios factores: funcionalidad, diseño y aprovechamiento del espacio. Uno de ellos, en los que no solemos reparar, es la escalera, para lo cual hay que tener en cuenta determinados aspectos. En este artículo, te contamos qué tipos de escaleras de madera son los más habituales y qué ventajas tiene cada uno de ellos.

¿Qué debemos tener en cuenta para elegir una escalera de interiores?

No todos los espacios tienen las mismas proporciones, por lo que no todas las escaleras tienen por qué adaptarse bien al interior de tu vivienda. Para elegir la más adecuada, es importante tener en cuenta algunos factores relevantes, como la estructura del espacio, la altura de las paredes o del techo.

También es importante saber cómo de ancho o estrecho es el pasillo donde estará la escalera, lo que influirá en el tamaño de los peldaños. Si el espacio es demasiado estrecho, no es conveniente colocar peldaños grandes, puesto que dará más sensación de agobio.

Otro de los aspectos que conviene saber es qué material vamos a utilizar para construir la escalera. Aunque, en este sentido, la madera suele ser siempre el vencedor y sobre ello vamos a hablar en este artículo.

Tipos de escaleras de madera para interiores

Si ya tienes claro que quieres una escalera de madera en tu vivienda, lo siguiente que debes pensar es qué tipo de escalera se adecúa mejor a tus gustos y necesidades. Para ello, te explicamos cuáles son las características de los tipos de escaleras más frecuentes en los hogares fabricadas con este material:

Recta

La escalera recta es una de las que más se suele utilizar, se caracteriza por no tener ningún giro de escalones. Asimismo, es más sencilla de instalar, puesto que habitualmente está pegada a la pared, ya sea por uno de sus lados o por los dos. En caso de que no haya pared, solo hay que instalar una barandilla o alguna estructura que refuerce la seguridad, como un cristal.

De caracol

Las escaleras de caracol son muy reconocibles por su forma en espiral, y son más frecuentes en espacios reducidos. No obstante, los peldaños de estas escaleras suelen ser pequeños, por lo que no son las más cómodas.

En L

En este caso, la forma de la escalera hace una L perfecta, de manera que hay un primer tramo recto al que sigue un descansillo y, después, otro tramo recto ubicado de forma perpendicular al primero. El ángulo que debe formar es recto.

De ida y vuelta o por tramos

Vamos ahora con un tipo de escalera que también es muy frecuente ver. Se trata, en realidad, de varias escaleras rectas unidas por un descansillo, solo que entre las que se produce un giro importante. De hecho, lo más habitual es que las escaleras de ida y vuelta tengan los dos tramos de peldaños en direcciones opuestas.

En U

Las escaleras en forma de U son aquellas compuestas por tres tramos rectos, con descansillos entre cada uno y en distintas direcciones, de manera que componen una especie de U.

Imperial

Un tipo de escalera muy reconocible por su majestuosidad. Debido a su gran tamaño, es más frecuente verlas en espacios amplios. Se compone de dos escaleras rectas que acaban en un descansillo y recuperan un tramo igual en dirección opuesta. De esta forma, vemos dos tramos de escaleras que se conectan en un mismo descansillo. Además, es muy característico ver que, aunque las escaleras sean rectas, suelen presentar un pequeño giro que hace que el conjunto de ambos tramos tenga forma ovalada.

Compensada

Por último, hablamos de la escalera compensada, en la que se combinan ciertos aspectos de la escalera en forma de L y la de caracol. Es decir, tiene una forma más bien redonda, pero es más abierta que la escalera de caracol y no tiene descansillo.

¿Cuáles son las maderas que puedes utilizar?

Una vez hemos escogido la escalera más adecuada, según el espacio del que disponemos, lo siguiente que hay que tener en cuenta es qué tipo de madera vamos a utilizar. El tipo de madera no solo influye en la estética, sino también en el precio:

Madera maciza

Este tipo de madera es la que suele elevar más el precio final, pero es bastante más robusta que cualquier otra. Las más habituales que se suelen utilizar son la de haya o la de roble. La primera tiene un tono más claro, mientras que la madera de roble cuenta con una veta muy característica que influye en la decoración del resto del hogar.

También se suelen utilizar madera de fresno y olmo. En todos estos casos, la madera presenta una gran resistencia a la humedad y suele ser más duradera que otro tipo de maderas.

Coníferas

Otra opción a la que podemos recurrir es utilizar maderas de coníferas, como pinos o abetos. Son más elásticas, pero también más blandas, por lo que no son las más recomendables para los escalones, sino para las contrahuellas.

Madera laminada

Este tipo de madera es frecuente cuando diseñamos formas de escaleras moldeables, generalmente con forma curva. Asimismo, es muy interesante para revestir escaleras más antiguas como refuerzo del material, incluso en casos en los que la madera maciza no puede resolver la necesidad.

Tableros derivados

Es decir, contrachapado o similares. Se trata de una solución más económica que podemos utilizar para recubrir huellas y contrahuellas, o incluso para zancas curvas.

Ventajas de las escaleras de madera para decorar tu casa

Ahora que ya sabes con más detalle toda la diversidad de opciones que ofrecen las escaleras de madera, es interesante saber cuáles son las ventajas de decantarse por este material para el interior de tu vivienda:

  • Durabilidad: las escaleras de madera suelen tener una vida útil muy larga, puesto que es un material que está tratado para resistir la humedad, altas temperaturas y el desgaste habitual producido por el uso de las mismas.
  • Sostenibilidad: sin duda, utilizar madera para decorar una vivienda es más sostenible que emplear otro tipo de materiales que no provengan del propio ecosistema.
  • Combinan con todo: la madera suele quedar bien en cualquier tipo de decoración. Además, la amplia variedad de opciones que hay nos permite elegir si queremos maderas más claras o más oscuras, acorde al resto de elementos que tengamos.
  • Naturalidad: unas escaleras de madera dan una sensación de más naturalidad que unas escaleras metálicas, puesto que la madera es uno de los elementos con más presencia en nuestro ecosistema.
  • Aislante térmico: la madera actúa como aislante térmico, lo que permite mantener una temperatura más constante dentro de tu vivienda.

En Sierolam tenemos contamos con una experiencia de más de 50 años trabajando con distintos tipos de madera, lo que nos ha permitido saber exactamente cuál es el más adecuado para cada vivienda según las condiciones climatológicas, el espacio en el que se instalen, los gustos del propietario y la funcionalidad de las mismas.

Por tanto, si estás pensando en reformar tu vivienda o en construir una nueva y no sabes qué tipo de escalera de madera es mejor, podemos asesorarte para que encuentres esa escalera que dé el aspecto deseado. Porque, lo más importante, es elegir los elementos que conviertan a una casa en un hogar.

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
DH