Madera contralaminada o laminada cruzada

madera contralaminada

La madera contralaminada, también conocida como madera cruzada o CLT (Cross- laminated timber) es un material de construcción que ha ganado con los años una gran popularidad en el ámbito arquitectónico. La clave de su éxito se debe a las múltiples propiedades que presenta y, también, al papel que juega en nuestro entorno. De hecho, se considerándose el material de construcción ideal para un futuro sostenible. ¿Quieres saber por qué la madera contralaminada está causando furor entre los arquitectos de todo el mundo? ¡Sigue leyendo este post!

¿Qué es la madera contralaminada o laminada cruzada?

A medida que pasa el tiempo, la madera -el material más antiguo del mundo- está volviendo a tomar un papel importante en el campo de la construcción. Gracias a los avances en la tecnología constructiva, hoy en día, es posible producir un material que puede ser un fiel sustituto del hormigón, nos referimos a la madera contralaminada (CLT).

En este sentido, podemos decir que la madera contralaminada o laminada cruzada consiste en la unión de varias tablas en capas perpendiculares que dan como resultado placas o muros. Al presentar una orientación en cruz, debido a las capas longitudinales y transversales, el nivel de contracción y dilatación de la madera es mínima, mejorando tanto su estabilidad como su resistencia.

Sin embargo, más allá de sus características técnicas, un factor importante es el impacto ambiental de este material. Es decir, el uso de este laminado contribuye a la sostenibilidad ambiental de las construcciones urbanas, dado que se fabrica utilizando maderas provenientes de bosques que han sido sometidos a rigurosos controles y certificaciones.

¿Qué ventajas ofrece el uso de este material?

La madera contralaminada (CTL) presenta varias ventajas en comparación con otros materiales de construcción, entre las que cabe destacar las siguientes:

  • Sostenibilidad ambiental: la madera es un material renovable, biodegradable y fácilmente reciclable. Además, el proceso de fabricación del CLT se realiza con madera de bosques certificados y controlados, lo que garantiza su sostenibilidad.
  • Resistencia estructural: la madera contralaminada es un material estructuralmente sólido y resistente, con una capacidad de carga comparable a la del acero y el hormigón.
  • Rapidez y eficiencia constructiva: el CLT se fabrica en paneles prefabricados y se instala en el sitio de construcción en muy poco tiempo. Esto reduce los plazos de construcción y los costos asociados.
  • Aislamiento térmico y acústico: en general, la madera es un buen aislante térmico y acústico, lo que significa que los edificios construidos con CLT tienen una alta eficiencia energética y son más silenciosos.
  • Elevada resistencia contra incendios: la madera contralaminada presenta una alta resistencia al fuego, ya que en caso de incendio se carboniza superficialmente, pero su núcleo mantiene su capacidad estructural. Esta propiedad permite la construcción de edificios con CLT capaces de soportar un incendio durante varias horas, lo que facilita la evacuación de las personas que se encuentren en su interior.
  • Estética: el CLT tiene una apariencia natural y cálida, lo que le convierte en un material popular entre los arquitectos y diseñadores.

En resumen, la madera contralaminada es una opción de construcción sostenible, resistente, eficiente y estéticamente atractiva que cada vez está ganando más protagonismo en todo el mundo.

¿Cómo se elaboran los paneles de madera contralaminada (CLT)?

La fabricación de paneles de madera contralaminada (CTL) se realiza a partir de láminas de madera dispuestas en capas cruzadas y encoladas entre sí. El proceso comienza con la selección cuidadosa de la madera, que debe ser de alta calidad y estar libre de nudos y defectos. A continuación, las láminas de madera se cortan a medida y se disponen en capas alternadas, de forma que las fibras de cada capa se orienten en direcciones perpendiculares a las de la capa anterior.

Una vez dispuestas las capas de madera, se aplica un adhesivo termoendurecible que se funde con la temperatura y se distribuye uniformemente mediante un rodillo. Después se somete la estructura a presión y temperatura para consolidar el papel y permitir que el adhesivo se endurezca y forme una unión sólida entre las capas de madera.

Por último, se cortan los paneles a medida y se les realiza un proceso de mecanizado para obtener las formas y detalles constructivos requeridos en cada proyecto. Los paneles CTL resultantes, son ligeros, resistentes y se pueden emplear en la construcción de diversos tipos y tamaños.

En Sierolam, contamos con una amplia experiencia en el procesado de la madera, por eso siempre apostamos por las mejores técnicas para tratar este recurso natural. Asimismo, trabajamos de manera responsable y sostenible para ofrecer a nuestros clientes productos de la mejor calidad, respetando los criterios que garantizan la conservación y gestión ambiental de los bosques.

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
DH