Madera certificada ¿qué es?

madera certificada

La madera es un elemento que ha estado presente durante muchos años entre nosotros. Sus usos son muy diversos: como combustible, como material para construir hogares, para crear barcos y herramientas…

Su uso descontrolado ha llevado a que la deforestación sea considerada un problema bastante grave. Para evitar que vaya a más, se han creado iniciativas como la madera certificada, cuyo objetivo es mejorar la gestión de los bosques y acabar con la deforestación incontrolada.

¿Qué es la certificación de la madera?

En los últimos años, los incendios que tienen lugar en los bosques, la agricultura y ganadería extensivas, la explotación de la madera, etc. han llevado a la deforestación de los bosques. Un hecho que produce pérdida de biodiversidad y repercute directamente en el cambio climático.

La primera definición de “Gestión Forestal Sostenible” surge en la Conferencia Ministerial de Naciones Unidas que se celebró en Río de Janeiro en 1992, aunque la preocupación por este tema había surgido mucho antes.

Con la certificación de la madera se busca verificar que la madera cumple con unos estándares sociales medioambientales muy estrictos. De esta manera, se garantiza una gestión sostenible y responsable tanto del bosque como del proceso de fabricación.

Motivos para certificar la madera

Algunas de las razones por las que es más que aconsejable certificar la madera son las siguientes:

  • Ventajas ambientales. El riesgo de incendios se reduce, se evita la deforestación, la biodiversidad se conserva, el cambio climático se mitiga, y se conservan el agua y el suelo.
  • Beneficios económicos porque mejora la productividad al racionar la explotación y el aprovechamiento forestal.
  • Genera empleo. De los bosques proceden materiales como la madera, el corcho, la leña, la resina… Con lo que se crea empleo y bienestar social.
  • Cuidar el entorno ayuda al desarrollo de las zonas rurales y motiva las actividades de ocio en la naturaleza.

Procesos de certificación

La gestión forestal se consigue evaluando los bosques y las empresas del sector de la madera, las cuales se someten de forma voluntaria a la certificación. El procedimiento se realiza mediante auditorías en las diferentes etapas del proceso.

  • Certificación de la gestión forestal. Se realiza una auditoria a los bosques y se otorga a los gestores o dueños de estos espacios siempre y cuando cumplan con los requisitos.
  • Certificación de la cadena de custodia. La cadena de custodia hace referencia a aquellos procesos que permiten realizar un seguimiento de las materias primas en todas sus etapas (tala, etiquetado, registro, etc.). Se realiza una auditoría a la empresa encargada de transformar la madera procedente de los bosques certificados como FSC o PEFC para verificar el origen del material y que no ha sido manipulado fuera de este ámbito ni se ha mezclado con otros productos no certificados.
  • Asimismo, existe un Estándar FSC de Madera controlada que pretende evitar el uso de madera procedente de fuentes poco deseables. Se trata de un certificado que otorga a la madera la FSC cuando esta procede de fuentes poco deseables o se mezcla con productos no certificados. Las cinco categorías son: madera explotada de forma ilegal, madera aprovechada en zonas donde se violan los derechos humanos, madera aprovechada en zonas de Alto Valor de Conservación (AVC) que peligran por las actividades de gestión, madera procedente de bosques que se han convertido en plantaciones o usos no forestales (por ejemplo, en plantaciones agrícolas) o madera extraída de árboles que han sido modificados genéticamente.

Sellos más difundidos a día de hoy

A día de hoy, existen dos sellos que salvaguardan que la gestión forestal haya sido producida ambientalmente bien, sea beneficiosa para lo sociedad y viable en términos económicos. Estas certificaciones son FSC y PEFC.

FSC

El FSC (Forest Stewardship Council o “Consejo de Manejo Forestal” en español) es una organización sin ánimo de lucro que se fundó en 1993.

Por aquel entonces, comenzó a considerarse la deforestación como un problema global, por lo que muchas empresas que trabajaban con la madera se reunieron en California para buscar una solución. Fue así como surgió esta organización global, sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es promover e identificar la deforestación forestal responsable en todo el mundo.

Se compone de representantes de grupos sociales y ambientales, comerciantes de madera y forestales, organizaciones de pueblos indígenas… En España la promueven WWF-Adena y Greenpeace.

PEFC

El PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification o “Programa para la Comprobación de la Certificación” en castellano) es una organización profesional e internacional no gubernamental, sin ánimo de lucro que se fundó en 1998.

Busca promover la gestión sostenible de los bosques a través de un sistema de certificación de madera independiente. Dentro de este certificado se incluyen otros sistemas de certificación forestal nacionales, lo cual lo convierten en uno de los sellos con más difusión internacional. Está formado por 38 organizaciones de carácter nacional en todos los continentes.

Si queremos conservar nuestros bosques con toda la grandeza que los caracteriza, deberemos certificar que cumplen con los estándares establecidos, por los cuales pasa la madera certificada. En Sierolam estamos muy comprometidos con el medioambiente, por eso nuestros montes cuentan con ambas certificaciones, las cuales acreditan una gestión forestal ambientalmente apropiada.

Share on facebook
Share on linkedin
DH