Encimeras de madera: Ventajas y usos

Renovar la encimera de una cocina puede parecer una tarea sencilla, pero nada más lejos de la realidad. Además de pensar en el diseño, hay que tener en cuenta otras variables como la funcionalidad o la calidad de los materiales.

La encimera es la superficie sobre la que más se trabaja en el día a día, por eso es imprescindible que sea resistente, cómoda y fácil de mantener. Además, es una de las partes más visibles de la cocina, por lo que también debe ser visualmente bonita. Una opción es optar por encimeras de madera.

Pros y contras de las encimeras de madera

La madera es el material tendencia en las cocinas de los países nórdicos. Si tú también quieres apostar por este material para tu cocina, antes debes prestar atención a sus pros y contras. 

Ventajas de las encimeras de madera

Ahora enumeramos las principales ventajas de las encimeras de cocina de madera:

  • Siempre están de moda. Las encimeras de madera son tendencia en decoración porque recuerdan a la naturaleza.
  • Resultan bonitas. La madera, al igual que la piedra, es un material muy hermoso que difícil de imitar. Por eso una encimera de madera siempre lucirá elegante y dará encanto a tu cocina.
  • Es ecológico. La madera es renovable y se puede reciclar, además de que se puede fabricar a partir de otros materiales reciclados. Si te cansas, puedes reutilizarla para otras cosas, como mesas o estanterías.
  • Se pueden reparar. Los daños de la madera se pueden reparar con facilidad, haciendo que recupere su buen aspecto de una manera relativamente sencilla. Por eso, en parte, son tan duraderas.
  • Ideal para trabajar. Podrás cortar, cocinar o deslizar objetos sobre una encimera de madera sin problema.
  • Son fáciles de limpiar y desinfectar. Si tienen una buena protección, pasar un paño húmedo es suficiente en muchas ocasiones.
  • Se adaptan con facilidad a multitud de estilos. La ventaja de la madera es que combina bien con cualquier estilo, ya sea rústico o vintage, en cocinas de campo o de vanguardia. Además, armoniza con otros materiales, como el acero inoxidable o el vidrio.
  • Son más baratas. Las encimeras de madera son más económicas que otros materiales habituales como el mármol, el granito o el silestone.

Contras de las encimeras de madera

Las encimeras de madera tienen algunas prestaciones negativas como las siguientes:

  • Aunque las encimeras de madera son fáciles de limpiar, requieren de mantenimiento. Hay que cepillar, lijar, barnizar o untar aceite… una o dos veces al año en función del uso que se le dé. La ventaja de esto es que estará como nueva después de hacerlo.
  • Se pueden hinchar por el agua. El agua y la madera no se llevan bien, así que se aconseja apostar por maderas resistentes a la humedad o aplicar tratamientos específicos para obtener una mayor impermeabilidad. Por eso no se recomiendan las encimeras de lavabo de madera.
  • No soportan el calor. La madera es inflamable, por lo que no se pueden dejar los objetos muy calientes sobre una encimera de madera. Además de dejar marca, habría que repararlo. No obstante, es algo que pasa con muchos materiales: no todos resisten el calor de una olla recién quitada del fuego.

Cuidados de las encimeras de madera

Las encimeras de madera ya vienen tratadas para soportar el uso diario de una cocina, así que no necesitan tantos cuidados como se podría pensar en primera instancia. No obstante, como recomendaciones generales se pueden enumerar las siguientes:

  • No dejar cosas calientes ni cortar sobre la superficie. En su lugar, utilizar algún soporte protector o tabla para garantizar su vida útil.
  • Echar un barniz que proteja de la humedad y las manchas, además de hacerlo resistente a los golpes.
  • Mantener la capa de impermeabilidad con aceites para evitar que las capas interiores entren en contacto con el agua.
  • Evitar la acumulación de agua porque se pueden hinchar. Si la madera se moja (ya sea de agua o de otros líquidos como vino o aceite), hay que secarla rápidamente para que no penetre y no deje mancha.
  • No usar productos abrasivos de limpieza que podrían estropear o rayar su acabado como estropajos de aluminio. Se recomienda usar detergentes neutros o alcohol, y estropajos de fibra o una bayeta.

En resumen, las encimeras de madera son una opción excelente. ¡Con unos cuidados básicos, tendrás una bonita encimera atemporal para toda la vida!

Share on facebook
Share on linkedin
DH